Inicio > NEWS > TOP 10-Claves del éxito de Benjamín Franklin

TOP 10-Claves del éxito de Benjamín Franklin

La historia de Benjamín Franklin (quien según su autobiografía tuvo una modesta imprenta en Filadelfia) puede enseñarnos mucho acerca del liderazgo empresarial.

En cierta ocasión, se reseña, las cosas no marchaban tan bien. De hecho, su situación empeoraba cada vez más. Él se consideraba un h.coombre sencillo, de habilidades comunes, pero creía firmemente que era posible adquirir los principios esenciales del éxito; aquellos que le ayudarían a vivir bien. Y entonces dedicó su mente, creativa e imaginaria, a buscar ese método sencillo e incluso tan práctico que cualquiera pudiera usarlo, cuenta Rodolfo Urdiain, consultor senior de The Friedman Group México y presidente Urdiain Zapata Consultores, quien realizó esta recopilación de consejos.

Franklin eligió 10 temas que sentía deseables para adquirir y profundizar. Durante una semana empeñó toda su atención a cada uno de ellos. Después, a sus 79 años, Franklin aseguró que todo su éxito se debió a la aplicación de ese descubrimiento. Al terminar de describir el método, el ex hombre de Estado escribió: Espero que alguno de mis descendientes puedan seguir este ejemplo y recoger los beneficios.

Imagen
Estas son sus claves del éxito:
1. Templanza. No comer hasta la saciedad, no beber hasta la exaltación. ¿Cuántos trabajadores no asisten a un día laboral por el San Lunes (de cruda)? Comer demasiado provoca, comprobado, sueño. Hay que estar alerta. Y beber demasiado hace que se pierda el juicio.

2. Silencio. Habla sólo lo que pueda beneficiar a los otros y a ti mismo. Evita las conversaciones fútiles. Ejemplo: existe una gran cantidad de proyectos de los que se entera la competencia, debido a una plática de amigos. Esto se reduce al secreto profesional.

3. Orden. Que cada cosa ocupe su lugar; que cada parte del negocio tenga su tiempo. Ejemplo: para esto sirve la administración de recursos humanos: que un abogado no haga la parte de comunicación; cada profesional en su área.

4. Determinación. Resolver llevar a cabo lo que se debe; actuar sin dejar de hacer lo que se determine. Ejemplo: es la administración efectiva del tiempo. Tan explotada y tan de moda. Cada cosa tiene un tiempo específico; lo demás estorba.

5. Frugalidad. No gastar más de lo que es bueno para los otros o para sí mismos; esto es, no derrochar nada. Ejemplo: administrar los recursos para que cada peso retorne con algún beneficio.

6. Industria. No perder tiempo; estar siempre ocupado en algo útil; suprimir todas las actividades innecesarias. Ejemplo: hay que planear los días y llevar a cabo los planes. Cada hora puede significar alguna ganancia o un nuevo proyecto.

7. Sinceridad. No usar engaños; pensar inocente y justamente; si se habla, hacerlo como se debe. Ejemplo: esta es la base de la lealtad de los clientes. Si un cliente se siente defraudado, con toda seguridad no volverá.

8. Justicia. No causar perjuicio a nadie haciendo daños u omitiendo los beneficios que se deben. Ejemplo: las letras chiquitas. Un acuerdo claro ofrece más rendimientos.

9. Moderación. Evitar los extremos; resiente los daños en la medida que creas merecerlos. Ejemplo: una gran cantidad de ejecutivos y emprendedores se achacan la culpa de todo; hay cosas, como las crisis, que están fuera de su alcance; lo externo no es culpa suya; la no planeación, sí que lo es. Hay que aprender a delegar responsabilidades.

10. Limpieza. No tolerar la suciedad en el cuerpo, vestidos, habitación o empresa. Ejemplo: una empresa limpia, un empresario limpio; quien atiende y el entorno limpios, provocan confianza. Piensa en un hospital o en un médico sucio… ¿Te daría confianza? ¿Y un restaurantero? Hay empresas que manejan políticas muy estrictas de limpieza, y les ha funcionado.

Las 10 Claves del Éxito según Benjamín Franklin:

Uno de los personajes más célebres en la historia de Estados Unidos escribió este decálogo infalible. Una guía de vida para todo emprendedor.

La historia de Benjamín Franklin puede enseñarnos mucho acerca del liderazgo empresarial.

En cierta ocasión, se reseña, las cosas no marchaban tan bien. De hecho, su situación empeoraba cada vez más. Él se consideraba un hombre sencillo, de habilidades comunes, pero creía firmemente que era posible adquirir los principios esenciales del éxito; aquellos que le ayudarían a vivir bien.

Y entonces dedicó su mente, creativa e imaginaria, a buscar ese método sencillo e incluso tan práctico que cualquiera pudiera usarlo, cuenta Rodolfo Urdiain, consultor senior de The Friedman Group México y presidente Urdiain Zapata Consultores, quien realizó esta recopilación de consejos.

Benjamin Franklin eligió 10 temas que sentía deseables para adquirir y profundizar. Durante una semana empeñó toda su atención a cada uno de ellos. Después, a sus 79 años, Franklin aseguró que todo su éxito se debió a la aplicación de ese descubrimiento. Al terminar de describir el método, el ex hombre de Estado escribió: Espero que alguno de mis descendientes puedan seguir este ejemplo y recoger los beneficios.

Imagen

Las 13 Virtudes de Benjamin Franklin

Benjamin Franklin buscaba cultivar su carácter mediante un plan de trece virtudes que desarrolló cuando tenía 20 años (en 1726) y que continuó practicando de una forma u otra por el resto de su vida. En su autobiografía lista sus trece virtudes como:

Templanza: No comas hasta el hastío, nunca bebas hasta la exaltación.
Silencio: Sólo habla lo que pueda beneficiar a otros o a ti mismo, evita las conversaciones insignificantes.
Orden: Que todas tus cosas tengan su sitio, que todos tus asuntos tengan su momento.
Determinación: Resuélvete a realizar lo que deberías hacer, realiza sin fallas lo que resolviste.
Frugalidad: Sólo gasta en lo que traiga un bien para otros o para ti; Ej.: no desperdicies nada.
Diligencia: No pierdas tiempo, ocúpate siempre en algo útil, corta todas las acciones innecesarias.
Sinceridad: No uses engaños que puedan lastimar, piensa inocente y justamente, y, si hablas, habla en concordancia.
Justicia: No lastimes a nadie con injurias u omitiendo entregar los beneficios que son tu deber.
Moderación: Evita los extremos; abstente de injurias por resentimiento tanto como creas que las merecen.
Limpieza: No toleres la falta de limpieza en el cuerpo, vestido o habitación.
Tranquilidad: No te molestes por nimiedades o por accidentes comunes o inevitables.
Castidad: Frecuenta raramente el placer sexual, sólo hazlo por salud o descendencia, nunca por hastío, debilidad o para injuriar la paz o reputación propia o de otra persona.
Humildad: Imita a Jesús y a Sócrates.
Franklin no trataba de trabajar en todas ellas al mismo tiempo. En lugar de esto, él trabajaba en una y sólo una cada semana, “dejando todas las demás a su suerte ordinaria”.

Imagen

Aunque Franklin no vivió completamente según sus virtudes y, según el mismo admitía, incumplió sus preceptos muchas veces, él creía que el intentarlo lo hizo una mejor persona y contribuyó enormemente a su éxito y felicidad, por lo cual en su autobiografía (La vida privada de Benjamin Franklin), dedicó más páginas a este plan que a cualquier otro punto.

Allí escribió: “Yo espero, por lo tanto, que alguno de mis descendientes pueda seguir el ejemplo y cosechar el beneficio”.

Categorías:NEWS
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 29 septiembre, 2014 a las 2:06 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: