Cómo mejorar tu perfil en Linkedin en 7 pasos

12 diciembre, 2015 Deja un comentario

En LinkedIn no solo hay que estar por estar, hay que destacar y hacerlo bien… ¿Por qué? Es una red social clave para potenciar nuestra marca personal y para que otros profesionales de nuestro sector nos encuentren. Toma nota de estos 7 consejos.

Por error, muchas de las personas que tienen creado un perfil en LinkedIn, se limitan a plasmar su formación académica y su experiencia profesional, pero hay que dar un paso más… ¡¡Hay que destacar!!

Hoy por hoy, LinkedIn nos sirve para conectar con profesionales de todo tipo, y que ya cuenta en España con más de 6 millones de personas registradas, pero también, es una de las redes sociales más desconocidas. ¿Cómo podemos sacarle todo el provecho?

Relacionado: Cómo mejorar tu engagement en LinkedIn.

1. Tu foto… ¡No sirve cualquiera!

Recuerda que una imagen vale más que mil palabras, y que tu foto en LinkedIn puede decirlo todo sobre ti, así que no te olvides, antes de subir la foto en tu perfil de LinkedIn, que ésta cumpla estos requisitos:

  • En la foto de perfil solo puedes aparecer tú, nadie más. Olvídate de las fotos grupales de tus vacaciones o en la típica en la que recortas a alguien, no queda nada profesional.
  • Que se vea bien el rostro. Evita imágenes de cuerpo entero o de primeros planos (por ejemplo, un ojo). La expresividad se refleja en el rostro. Una foto que no sea demasiado formal ni demasiado informal, en la que te sientas tú mismo.
  • No te olvides de sonreír. Eso siempre da una imagen positiva de tu persona. Ni mucho ni poco, una sonrisa adecuada que te muestre tal y como eres.
  • Fundamental: Una foto nítida, bien iluminada y con tu rostro centrado.

Recuerda que tener una foto en LinkedIn es totalmente necesario. Sin la fotografía, tu perfil nunca estará completado al 100%, y por tanto, ni tus búsquedas serán tan eficaces, ni tu perfil aparecerá en todos los resultados de búsqueda.

2. Incluye palabras clave en tu perfil

Las palabras clave en LinkedIn importan y mucho. La mayoría de los usuarios las utilizan en el título de presentación, pero al ser solo una descripción de 100 palabras, tenemos que saber cómo optimizarlas para sacar el mayor partido en las búsquedas de perfiles. ¿Cómo deberíamos taguear o poner las palabras claves de un perfil?

Antes de empezar, debes saber cuál es la palabra clave de tu profesión, así que piensa cuál o cuáles son las palabras clave que te definen mejor.

3. Mantén cada uno de los contenidos que te describen por separado

Para organizar mejor tu “curriculum” en LinkedIn, no te olvides de separar toda la información y de estructurarla correctamente. Para ello, diferencia correctamente lo que es el extracto de lo que es la experiencia, tus proyectos, idiomas, aptitudes y validaciones, educación e información adicional.

    • Extracto, es lo primero que se va a leer sobre ti. No lo limites a un resumen de tu carrera profesional, que al fin y al cabo ya leerá la persona con detalle si realmente está interesada en tu perfil. Recuerda que.
    • En la parte de experiencia, irá una lista más específica de tus habilidades en particular con toda tu experiencia laboral y la duración de cada uno de tus trabajos, así como lo que has realizado en cada uno de ellos. No te limites a decir dónde has trabajado y cuál ha sido tu puesto de trabajo. ¿Cuáles eran tus responsabilidades? ¿Tienes algún documento extra que adjuntar?
    • En la parte de proyectos, no te olvides de destacar lo que tienes entre manos, qué cosas estás haciendo actualmente.
    • En idiomas, destaca aquellos que manejas y si tienes algún tipo de curso específico en alguno de ellos.
    • Las aptitudes y validaciones, son una de las partes más importantes de tu perfil. Es el apartado donde podremos mostrar nuestras habilidades profesionales. Muchas veces, y por error, tendemos a dejarlo vacío, y no nos damos cuenta del gran potencial que tienen. Para rellenarlas, solo tienes que ir al menú superior y hacer clic en “más”. En el desplegable, elige el menú de aptitudes y conocimientos y las podrás editar. Además, LinkedIn te ayudará a sugerirte los términos que pueden ser más útiles para tu perfil, y los puedes añadir directamente. En total, puedes agregar 50 habilidades que luego, si lo deseas aparecerán en tu perfil profesional.
    • En educación, no te líes a poner la educación desde que fuiste al colegio, resume los pasos más importantes en tu educación y por lo que quieres que te valoren.
    • Por último, en la parte información adicional aprovecha para poner todo lo que no has podido poner en los otros apartados como: tus sitios webs, usuario de Twitter, intereses, grupos, etc.

4.Personaliza cada email de conectar que envíes

No te quedes en la frase básica de… “Fulanito te ha invitado a conectar porque eres una persona de confianza para él…” Da un paso más y crea un mensaje personalizado para cada persona con la que contactes. El mensaje que LinkedIn te crea por defecto puede implicar que no tienes tiempo para enviar una solicitud personal, que te lo curras poco, o peor aún… ¡Qué seas un auténtico SPAM! Ten en cuenta que a nadie le gusta recibir mensajes a través del servicio de mensajería privada de LinkedIn con información de algún asunto del que no se ha pedido información. Es la misma sensación que tienes que cuando recibes un email al que no te has suscrito. Así que ponle un poco de cariño e interés, y en ese mensaje cuéntale a la persona por qué quieres conectar con ella y tenerla en tu red de contactos.

5. Personaliza la URL de tu perfil

Por defecto la URL de LinkedIn está llena de números o lleva un código. Así que cámbiala ya de ya. Es útil personalizarla porque no solo te posiciona mejor en el buscador de LinkedIn, sino que muestras un aspecto mucho más profesional. ¿Cómo podemos cambiarla?

      • Pincha en “Editar perfil” y debajo de tu foto verás que aparece la URL que por defecto te asigna LinkedIn. Justo ahí te aparecerá la URL y un Editar mucho más pequeño al que accederás para editar la URL.
      • En el recuadro de la derecha Tu URL del perfil público, solo tendrás que pulsar sobre el enlace denominado: “Personaliza la dirección URL de tu perfil público”.
      • Introduce la última parte de tu nueva URL personalizada en el recuadro de texto y haz clic en establecer URL personalizada.

¡Así de fácil! Pero tampoco te olvides de:

      • Tu URL personalizada puede tener entre 5 y 30 letras o números.
      • No debes utilizar ni espacios, ni símbolos, ni caracteres especiales.
      • No puedes cambiar tu URL más de 3 veces en 6 meses. Si ya lo has hecho tendrás que esperar 6 meses para volverla a cambiar.
      • Con los nombres y apellidos hay a veces coincidencias sobre todo si tu nombre o apellidos son muy comunes.Lo ideal es que sea NombreApellidoApellido, pero si no, lo mejor es que juegues acortando tus apellidos.

6. Grupos, ¿para qué sirven?

El uso de los grupos de LinkedIn puede ayudarte bastante. Además de funcionar como un medio para compartir la actualidad, noticias del sector, etc.
Basta con que empieces a buscar aquellos grupos que guardan relación con tu sector profesional y empezar a participar de manera activa para conseguir nuevos contactos que te puedan interesar afines a tu perfil profesional. Un grupo profesional nos ayudará a que nuestro nombre empiece a sonar entre los profesionales de dicho sector, ganaremos más contactos y visibilidad y lo más importante, te crearás sinergias con otras personas que tienen los mismo intereses. Recuerda que puedes seguir hasta un total de 50 grupos.

7. Crea tu propia red de contactos

No agregues por agregar. Ve añadiendo a gente a tu perfil profesional de manera paulatina. Tener una cifra de contactos sólida te permitirá ganar visibilidad y poder estar conectado con más gente. Para no saturar y enviar mensajes sin sentido, en una primera fase, manda invitaciones a personas que conoces (compañeros de trabajo, conocidos del sector, etc). Y poco a poco, ve ampliando tu red de contactos.

Relacionado: Tu próximo trabajo te encontrará en redes sociales.

Lo más importante, como en todas las redes sociales, es encontrar ese equilibrio entre tu yo más informal y el más formal de los dos. No dejar de ser tú mismo sin confundir este espacio con uno más personal o con otros fines. Todo en su contexto pero sin dejar tu esencia de lado. Después de leer esto, ¿qué tal dirías que está tu LinkedIn? ¿Le harías un lavado de cara?





Fuente: http://www.40defiebre.com/como-mejorar-perfil-linkedin/

Categorías:BUSINESS, NEWS

Apurado en CABA 1

26 octubre, 2015 Deja un comentario

Apurado en CABA 1

Categorías:NEWS

Frases de Coaching

1 octubre, 2015 Deja un comentario

mdrinc 1

mdrinc 2

 

mdrinc 3

mdrinc 6

 

mdrinc 7

mdrinc





Categorías:NEWS

Six Sigma – DMAIC

6 marzo, 2014 Deja un comentario

DMAIC
Breve resumen del ciclo DMAIC.

DEFINE: Es la etapa en la que se define el proyecto de mejora. Se busca identificar y validar la oportunidad de mejora, desarrollar los procesos organizacionales, definir los Requerimientos Críticos para el Cliente y preparar un efectivo equipo de trabajo. Y, a su vez, definir los indicadores que medirán la performance y el éxito del proyecto.

MEASURE: Identificar las mediciones que son necesarias para evaluar si se alcanzaron los Requerimientos que son Críticos para el Cliente del Proceso (CCR).
Desarrollar una metodología que colecte efectivamente los datos para medir la Performance del Proceso (Rendimiento o Yield).
Entender los elementos para calcular y establecer el sigma del proceso.

ANALYSIS: Estratificar y analizar la oportunidad para identificar el problema específico y definir el problema.
Identificar y validar la causa raíz que asegure la eliminación real del problema y que, de esa manera, el equipo pueda focalizarse en las causas.

IMPROVE: Identificar, evaluar y seleccionar las soluciones de mejora correctas.
Desarrollar un enfoque para la administración del cambio que permita a la organización adaptarse e introducir la implementación de la solución.

CONTROL: Entender la importancia de planificar, ejecutar y determinar el enfoque a tomar para alcanzar los resultados propuestos. Definir el cuadro de control para dar cierre y controlar el éxito del proyecto. Entender cómo propagar las lecciones aprendidas. Identificar las oportunidades de replicación y estandarización de los procesos.

Categorías:NEWS

TOP 10-Claves del éxito de Benjamín Franklin

1 marzo, 2014 1 comentario

La historia de Benjamín Franklin (quien según su autobiografía tuvo una modesta imprenta en Filadelfia) puede enseñarnos mucho acerca del liderazgo empresarial.

En cierta ocasión, se reseña, las cosas no marchaban tan bien. De hecho, su situación empeoraba cada vez más. Él se consideraba un h.coombre sencillo, de habilidades comunes, pero creía firmemente que era posible adquirir los principios esenciales del éxito; aquellos que le ayudarían a vivir bien. Y entonces dedicó su mente, creativa e imaginaria, a buscar ese método sencillo e incluso tan práctico que cualquiera pudiera usarlo, cuenta Rodolfo Urdiain, consultor senior de The Friedman Group México y presidente Urdiain Zapata Consultores, quien realizó esta recopilación de consejos.

Franklin eligió 10 temas que sentía deseables para adquirir y profundizar. Durante una semana empeñó toda su atención a cada uno de ellos. Después, a sus 79 años, Franklin aseguró que todo su éxito se debió a la aplicación de ese descubrimiento. Al terminar de describir el método, el ex hombre de Estado escribió: Espero que alguno de mis descendientes puedan seguir este ejemplo y recoger los beneficios.

Imagen
Estas son sus claves del éxito:
1. Templanza. No comer hasta la saciedad, no beber hasta la exaltación. ¿Cuántos trabajadores no asisten a un día laboral por el San Lunes (de cruda)? Comer demasiado provoca, comprobado, sueño. Hay que estar alerta. Y beber demasiado hace que se pierda el juicio.

2. Silencio. Habla sólo lo que pueda beneficiar a los otros y a ti mismo. Evita las conversaciones fútiles. Ejemplo: existe una gran cantidad de proyectos de los que se entera la competencia, debido a una plática de amigos. Esto se reduce al secreto profesional.

3. Orden. Que cada cosa ocupe su lugar; que cada parte del negocio tenga su tiempo. Ejemplo: para esto sirve la administración de recursos humanos: que un abogado no haga la parte de comunicación; cada profesional en su área.

4. Determinación. Resolver llevar a cabo lo que se debe; actuar sin dejar de hacer lo que se determine. Ejemplo: es la administración efectiva del tiempo. Tan explotada y tan de moda. Cada cosa tiene un tiempo específico; lo demás estorba.

5. Frugalidad. No gastar más de lo que es bueno para los otros o para sí mismos; esto es, no derrochar nada. Ejemplo: administrar los recursos para que cada peso retorne con algún beneficio.

6. Industria. No perder tiempo; estar siempre ocupado en algo útil; suprimir todas las actividades innecesarias. Ejemplo: hay que planear los días y llevar a cabo los planes. Cada hora puede significar alguna ganancia o un nuevo proyecto.

7. Sinceridad. No usar engaños; pensar inocente y justamente; si se habla, hacerlo como se debe. Ejemplo: esta es la base de la lealtad de los clientes. Si un cliente se siente defraudado, con toda seguridad no volverá.

8. Justicia. No causar perjuicio a nadie haciendo daños u omitiendo los beneficios que se deben. Ejemplo: las letras chiquitas. Un acuerdo claro ofrece más rendimientos.

9. Moderación. Evitar los extremos; resiente los daños en la medida que creas merecerlos. Ejemplo: una gran cantidad de ejecutivos y emprendedores se achacan la culpa de todo; hay cosas, como las crisis, que están fuera de su alcance; lo externo no es culpa suya; la no planeación, sí que lo es. Hay que aprender a delegar responsabilidades.

10. Limpieza. No tolerar la suciedad en el cuerpo, vestidos, habitación o empresa. Ejemplo: una empresa limpia, un empresario limpio; quien atiende y el entorno limpios, provocan confianza. Piensa en un hospital o en un médico sucio… ¿Te daría confianza? ¿Y un restaurantero? Hay empresas que manejan políticas muy estrictas de limpieza, y les ha funcionado.

Las 10 Claves del Éxito según Benjamín Franklin:

Uno de los personajes más célebres en la historia de Estados Unidos escribió este decálogo infalible. Una guía de vida para todo emprendedor.

La historia de Benjamín Franklin puede enseñarnos mucho acerca del liderazgo empresarial.

En cierta ocasión, se reseña, las cosas no marchaban tan bien. De hecho, su situación empeoraba cada vez más. Él se consideraba un hombre sencillo, de habilidades comunes, pero creía firmemente que era posible adquirir los principios esenciales del éxito; aquellos que le ayudarían a vivir bien.

Y entonces dedicó su mente, creativa e imaginaria, a buscar ese método sencillo e incluso tan práctico que cualquiera pudiera usarlo, cuenta Rodolfo Urdiain, consultor senior de The Friedman Group México y presidente Urdiain Zapata Consultores, quien realizó esta recopilación de consejos.

Benjamin Franklin eligió 10 temas que sentía deseables para adquirir y profundizar. Durante una semana empeñó toda su atención a cada uno de ellos. Después, a sus 79 años, Franklin aseguró que todo su éxito se debió a la aplicación de ese descubrimiento. Al terminar de describir el método, el ex hombre de Estado escribió: Espero que alguno de mis descendientes puedan seguir este ejemplo y recoger los beneficios.

Imagen

Las 13 Virtudes de Benjamin Franklin

Benjamin Franklin buscaba cultivar su carácter mediante un plan de trece virtudes que desarrolló cuando tenía 20 años (en 1726) y que continuó practicando de una forma u otra por el resto de su vida. En su autobiografía lista sus trece virtudes como:

Templanza: No comas hasta el hastío, nunca bebas hasta la exaltación.
Silencio: Sólo habla lo que pueda beneficiar a otros o a ti mismo, evita las conversaciones insignificantes.
Orden: Que todas tus cosas tengan su sitio, que todos tus asuntos tengan su momento.
Determinación: Resuélvete a realizar lo que deberías hacer, realiza sin fallas lo que resolviste.
Frugalidad: Sólo gasta en lo que traiga un bien para otros o para ti; Ej.: no desperdicies nada.
Diligencia: No pierdas tiempo, ocúpate siempre en algo útil, corta todas las acciones innecesarias.
Sinceridad: No uses engaños que puedan lastimar, piensa inocente y justamente, y, si hablas, habla en concordancia.
Justicia: No lastimes a nadie con injurias u omitiendo entregar los beneficios que son tu deber.
Moderación: Evita los extremos; abstente de injurias por resentimiento tanto como creas que las merecen.
Limpieza: No toleres la falta de limpieza en el cuerpo, vestido o habitación.
Tranquilidad: No te molestes por nimiedades o por accidentes comunes o inevitables.
Castidad: Frecuenta raramente el placer sexual, sólo hazlo por salud o descendencia, nunca por hastío, debilidad o para injuriar la paz o reputación propia o de otra persona.
Humildad: Imita a Jesús y a Sócrates.
Franklin no trataba de trabajar en todas ellas al mismo tiempo. En lugar de esto, él trabajaba en una y sólo una cada semana, “dejando todas las demás a su suerte ordinaria”.

Imagen

Aunque Franklin no vivió completamente según sus virtudes y, según el mismo admitía, incumplió sus preceptos muchas veces, él creía que el intentarlo lo hizo una mejor persona y contribuyó enormemente a su éxito y felicidad, por lo cual en su autobiografía (La vida privada de Benjamin Franklin), dedicó más páginas a este plan que a cualquier otro punto.

Allí escribió: “Yo espero, por lo tanto, que alguno de mis descendientes pueda seguir el ejemplo y cosechar el beneficio”.

Categorías:NEWS

TOP 25-Actores con mayor cantidad de muertes en pantalla

2 enero, 2014 2 comentarios

TOP 25-Actores con mayor cantidad de muertes en pantalla

Categorías:NEWS

Sorprendente video de trabajo en equipo

1 diciembre, 2013 2 comentarios

mira!!

Categorías:NEWS
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25.326 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: